Instantes. Compitiendo con Ferrán Adriá.


Claramente, encontrarse espinas de pescado mientras comes es una mala noticia…excepto que viajes en moto por lugares recónditos de África, cansado y hambriento. Disfrutas chupando la espina como si se fuera a acabar el mundo.

Instantes. Compitiendo con Ferrán Adriá by Nacho

Cuando pasas fuera de casa mucho tiempo, una de las cosas que echas de menos es la comida. No esperéis un recorrido gastronómico por las tribus africanas al estilo, ahora tan de moda, del cocinero español, programas como Master Chef, etc. Os reto a que disfrutéis realmente, imaginando cómo un poco de arroz con espinas y algo de “carne” (moscas varias) o un plato de algo indescriptible compartido entre varias personas, puede convertirse en auténtico manjar de dioses. Imaginaros cansados. No. Agotados. Con un calor de muerte y un hambre insoportable después de hacer 400Kms en la moto y de pronto, gracias a la hospitalidad africana, te sientas frente al plato… Lo siento Adriá pero nunca podrás competir con esto.
Os dejo varias fotos para que podáis ir abriendo boca y 2 videos muy diferentes de lo que representa la felicidad…

Las dos primeras son el antes (la hija de un hospitalario africano trae la comida), y el después (por fin hincamos el diente).

Hija nos trae un manjar

Compartiendo un manjar

Ahora en Dakar, disfrutando de un bocadillo, creemos que de hígado con esto y aquello.

Bocadillo de algo en Dakar

Y después…el café.

Un cafetito en Dakar

Siempre compartiendo lo que tienen.

Compartiendo comida en el barco

Una cena inolvidable que comparten con nosotros los guardas del parque Niokolo Koba, después de que se nos hiciera de noche allí, rodeados de animales salvajes y después de muchos kms. Por supuesto, también pudimos compartir porche de la caseta, para dormir con nuestros sacos. Acojonados y acojonante. 2 en 1. Os paso foto de la precena y el video de la cena que compartimos con ellos…y los babuinos que se oían cerca.

Cena en puesto control Niokolo Koba

Otra buena imagen del placer de la hospitalidad. Esta vez en Iwol.

Un poco de arroz en Iwol

Y el video que demuestra la alegría y el placer del momento…

Otra comilona de 3 tenedores en un puesto callejero de camino al País Bassari.

Comida en un puesto callejero

Instantes. Compitiendo con Ferrán Adriá! by Blanca

He de decir que enseñaros estos instantes gastronómicos ha sido idea mía.
Ayer, sin ir más lejos, venía mi hija del colegio desesperada y despotricando porque sieeeeempre que hay pescado en el cole se encuentran espinas. Toda una tarde de ruegos y peticiones con promesas de estudiaré más y me portaré mejor si me dejas comer en casa.
Por no decir que Nacho come más bien poco pescado en circunstancias normales por eso de la espina. ¡Ah! y el arroz le gusta lo justo…
Pues eso.

Yo os dejo una foto, no de comilona, si no del previo. Un niño ofreciendo lo que ha pescado, que parece más bien un resto de cabeza que otra cosa. Por los plásticos tirados por el suelo y el agua, esa cabeza tiene 3 ojos, como el de los Simpson.

Restos recién pescados para secar y comer

Categorías: Comidas | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: