Achicando agua del cayuco


Nacho descubre lo que hay detrás de un gran personaje mientras achica agua del cayuco en el que viaja por los manglares del Delta del Saloum.

Blanca continúa con sus repetitivas llamadas…

Achicando agua del cayuco by Nacho

Uno de los lugares de Senegal que visitamos fue el delta del Saloum, una zona preciosa principalmente de manglares y pequeñas islitas.

Cayuco en Delta Saloum, Senegal

Allí tuvimos la ocasión y la suerte de conocer a un personaje que hablaba español y que nos contó que había estado en Palma de Mallorca en un congreso de médicos, invitado por una ONG llamada Dentistas sin Fronteras, información a la que no dimos ninguna credibilidad.

Manglares Delta saloum en Senegal

Este personaje se nos acercó en cuanto vio la “E” de España en las matriculas de las motos y nos dijo que había aprendido español en una semana, con motivo del congreso en Palma.

Utilizó el idioma para posicionarse con nosotros como “conseguidor”. Conseguidor es toda aquella persona, local por supuesto, que se te acerca y te intenta vender cualquier cosa, desde fruta a gasolina pasando por cualquier tipo de servicio turístico.

Buscando cayuco para ir a Missirah

Y así fue como iniciamos el paseo por los manglares, a bordo de un cayuco, no mucho más pequeño que los que utilizan para intentar llegar a Europa,  que hacia aguas y que había que ir vaciando cada poco tiempo.

Achicando agua en Delta Saloum, Senegal

Nos contó que el motor se lo había alquilado a un primo suyo, en África casi todo el mundo es primo u hermano del otro, y de hecho,  el motor lo trajeron  en su scooter y lo montaron en el cayuco.

Dimos paseo por los manglares, visitamos alguna isla del delta, con hotelito incluido, y durante el trayecto le hicimos los típicos vaciles que tanto nos gusta hacer acerca de las tarifas e intentando convencerle de que era él el que tenía que pagarnos a nosotros por el trabajo que estábamos realizando: achicar agua.

Lo cachondo del tema es que estuvimos casi dos horas desde que salimos, con dos personas, el “conseguidor” y el patrón y todo esto nos costó unos 10 euros a los dos. A veces no entiendo dónde está el negocio en África.

Cuando acabamos la excursión por los manglares, el “conseguidor” nos invitó a comer a su casa y de camino nos enseñó la furgoneta de la ONG Dentistas sin fronteras, que él tenía a su custodia. En ese momento entendimos dos cosas: una, que el “conseguidor” nos había dicho la verdad y dos, que para él no era un negocio el llevarnos de paseo, lo hacía sin ningún tipo de interés económico, solo por el placer de poder charlar en español con dos blanquitos.

Que buena lección.

Achicando agua del cayuco by Blanca

Vuelvo a la envidia. Ésta es una de esas historias por las que creo que viajar merece la pena y si podemos hacerlo los 3, mejor. Nuestra hija, además de viajar, que afortunadamente ya le gusta mucho, aprenderá muchas cosas que aquí no ve tan fácilmente y que en cambio encontrará en esos países del tercer mundo…

Secando pescado en puerto Delta Saloum

Yo, en mi mundo paralelo mientras el viaje transcurre, vivo esto que llamamos crisis y que no sólo lo estoy notando en los proyectos que me están resultando difícil vender, sino en algo mucho peor como que ni siquiera te cogen el teléfono. Ni una mala palabra, ni una buena acción…

Niños en puerto Delta Saloum

Categorías: Personajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: