La magia de Iwol. Ya soy un hombre.


Empieza la fiesta en Iwol en la que los niños se convierten en hombres y para celebrarlo, hay arroz y grandes cantidades de vino de palma, que Nacho prueba, moscas incluidas, porque es importante hacer lo mismo que ellos. Esto, si no fuera por la cagalera posterior, casi lo hubiera conseguido.

Blanca se plantea las diferencias culturales, sobretodo en lo que a la mujer se refiere. Preparan comida, producen el alcohol, cuidan a los niños y…bailan sin parar.

Ellos hoy celebran la fiesta bailando y bebiendo y allí, ya sabemos que lo importante es hacer lo mismo para que haya una buena convivencia…

La magia de Iwol. Ya soy un hombre. By Nacho

En poco tiempo empezamos a tomar confianza en Iwol. Esto siempre sucede, hay un periodo de aclimatación, de nosotros a ellos y de ellos a nosotros.

Habitualmente en lo que más se tarda es en que ellos se habitúen a nosotros. Siempre actuamos de la misma manera, llegamos con nuestras súper motos y normalmente todos los niños salen corriendo asustados en dirección contraria mientras los hombres, si es que hay, nos miran con indiferencia, y las mujeres, dependiendo de la edad, nos miran entre desafiantes y divertidas o se alejan del “peligro” (las jóvenes).

Entonces, nos bajamos de las motos, nos quitamos el casco, empezamos a saludar a los hombres con el consabido “bonjour, saba?” y empezamos a dar manos, en ese momento es cuando se acercan casi todos los hombres y mujeres del poblado a saludarnos y los niños comienzan a acercarse temerosos.

Iwol. Una niña cualquiera

Demostramos cariño con los niños, cosa que no es difícil porque  son una pasada, y ya estamos introducidos en su tribu, al menos, para un rato.

De aquí pasamos a visitar sus casas y en muchos casos a que nos inviten a comer y a beber lo que ellos toman.

Mujeres ofreciendo vino fiesta Iwol

Hay fiesta (hoy los niños pasarán a ser hombres en un ritual muy curioso), tienen preparado vino de palma, que la verdad creo que se hace con la hoja de la palma pero no estoy muy seguro. La realidad es que es un líquido de color marrón en el que suelen flotar moscas y demás insectos voladores, que sabe bastante amargo, y que si te pasas bebiendo, emborracha, por no hablar de la consabida cagalera.

Iwol. Fiesta niños a hombres

Vamos, que medio por obligación, medio por convencimiento, durante este día en Iwol bebimos “un poco” del vinito local pero solo para ambientarnos…

La magia de Iwol. Ya soy un hombre. By Blanca

En Iwol echan el resto en una de sus celebraciones más importantes. Buenas y variadas viandas (arroz), bebidas de todos los colores (vino de palma recién hecho), baile (siempre) y familia (la tribu al completo). Felices de celebrar algo tan importante un año más.

Mujer preparando arroz en Iwol

No quiero ni imaginarme las caras que tendríamos si apareciéramos en una fiesta con arroz y vino de mesa como “rancho”, con la compañía de nuestra familia y vecinos (a los que probablemente ni conocemos) y…a bailar.

Niñas mirando desde la barrera Iwol

¡Ah! Y todo esto, después de que nos hayamos juntado todas las mujeres del vecindario a preparar conjuntamente el arroz mientras bailamos.

Estos de Iwol están locos…

Categorías: Fiestas | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.