La magia de Iwol. Entrando en casa.


Nacho llega al centro del País Bassari y se adentra en una tribu con mucha magia. Iwol. Después del susto que se llevan sus habitantes al ver llegar a dos motos, conducidas por dos blancos, desde la cima de una buena trialera, Nacho y Fran se hacen con la tribu. Están celebrando una fiesta importante y consiguen grabar dentro de una de las chozas en las que…sobreviven.

Cuando Nacho llama a Blanca, ella vuelve a tener esa sensación de envidia sana porque sabe que en esa situación, ella tendría el “agujero” en el estómago que produce la emoción de vivir algo tan diferente.

La magia de Iwol. Entrando en casa. By Nacho

Situado en el corazón del País Bassari, en Senegal, está Iwol. Una tribu alucinante en lo alto de una colina rocosa.

Allí llegamos por casualidad. Íbamos por una pista con un calor asfixiante cerca de la frontera con Guinea y nos paramos a refrescarnos un poco a la sombra de un mango. Al parar nos rodearon cientos de niños y no tan niños y comenzaron a hablar con nosotros. Uno de ellos ¡hablaba español! Te quedas de piedra cuando en mitad de una de las zonas más remotas y aisladas de Senegal, sin apenas medios a su alcance, un chaval ha aprendido nuestro idioma. Mientras tanto, en España, con todos los medios del mundo, nuestros representantes en el mundo, no consiguen aprender inglés…

El chaval nos explicó que al día siguiente, en una tribu que estaba unos 5 kilómetros monte arriba, celebraban una fiesta para homenajear el paso de niños a hombres. Total, que al día siguiente, allí que subimos por una “trialera” infernal, sudando la gota gorda con las motos, mientras nuestro amigo subía corriendo y descalzo delante nuestro, para mostrarnos el camino.

Cuando llegamos arriba nos dijeron que eran las primeras motos que llegaban a la tribu y puede que por eso, alucinados por el espectáculo, (sí, ellos de nosotros), nos dejaron aparcar las motos en el centro de la tribu y nos invitaron a conocer cómo viven.

Mujer de Iwol País Bassari

La tribu es absolutamente de ensueño.  A la sombra de baobabs centenarios se erige el típico poblado africano que todos tenemos en mente. Cabañas circulares con techo de paja.

Niños en fiesta Iwol

Nos invitaron a dar una vuelta antes de que empezase la ceremonia, y en cuento tomamos confianza con la situación, cogimos el “codo” en vez de la mano y nos metimos en una casa con cámara de video en mano.

Interior choza Iwol

Allí, a la izquierda, estaba la matriarca de la familia, semidesnuda, tumbada en un lecho de paja sujeto por unos troncos a modo de cama. Lástima que el video no recoja olores, porque el ambiente se podía cortar con un machete, pero allí que aguantamos como jabatos.

Hay tanto que contar de lo que hemos tenido la suerte de ver y vivir en Iwol, que voy a dedicarle varios post para que podáis disfrutarlo casi tanto como yo.

La magia de Iwol. Entrando en casa. By Blanca

Entramos en lo que viene ser el terreno de la envidia. Iwol es uno de esos sitios que realmente me gustaría conocer y sentir, pero de primera mano.

Iwol. Niño y baobab
El mismo día que Nacho entraba en la tribu de la mano de varios de sus habitantes, felices por tan divertida visita, que les sacaba de su difícil rutina de sobrevivir, yo tenía uno de esos días normales. Llevar a la niña al cole, una reunión por la mañana para intentar cerrar algún proyecto que me permita lo que nosotros llamamos “sobrevivir” (¿?), comida con compañeros con la crisis como centro de la conversación y lo terrible del momento (y afortunadamente alguna risa), recoger a la niña del cole, decir no a la compra de algún nuevo estuche porque el suyo tiene ya 1 año y no mola, trabajar en el ordenador en más proyectos para vender, asegurarme que los deberes están hechos, pegarme por la ducha y lavado de cabeza con agua calentita y de muchos minutos, hacer cena, cenar, acostar niña, descansar un rato leyendo o en la tv y dormir. Y entre medias, la llamada de Nacho contándome el inicio de su nueva experiencia.
Envidia sana y la pregunta recurrente que me viene a la cabeza en cada llamada. ¿Serán felices intentando sobrevivir?…

Categorías: Tribus | Etiquetas: , , , , , , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “La magia de Iwol. Entrando en casa.

  1. De momento la abuela parece que se tiene guardada alguna sorpresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: